miércoles, 5 de mayo de 2010

Enamórate cada día del periodismo de calidad

Han tenido lugar los Premios de Ortega y Gasset de Periodismo y el momento de recordar el papel fundamental que este desempeña para la supervivencia de la democracia. Así lo manifiestan los reportajes de El País de hoy[1] que recalcan la función de los periodistas como perros guardianes de la democracia, que vigilan la actuación de nuestros políticos, a los que últimamente se les ha pillado con las manos en la masa, o más bien en el dinero, más que de costumbre.

Llega el momento de defender al periodista valiente, que dice la verdad, que no se deja achicar por el poder, ni cae en las redes del dinero, etc. Todo esto es muy bonito, pero la verdad es un poco triste que se quede solo en un día señalado, debido a una entrega de premios. Me recuerda al amor y el día de San Valentín: ese día todo es muy bonito, todos se quieren muchísimo, se regalan detalles preciosos pero, al día siguiente, se despiden sin darse ni un beso. Al igual que las parejas con el amor, los medios tendrían que alentar la libertad de expresión de sus periodistas cada día. Sin embargo, siento decir que creo que mucho de lo que podemos ver se queda solo en fachada.

Por ejemplo, me hace gracia que en este periódico se destaquen sobre todo las grandes investigaciones periodísticas que han descubierto la trama de corrupción del caso Gürtel, las palabras del consejero delegado del Grupo PRISA (“ese oficio (periodismo) que consiste en verificar la información y contar la verdad”), la presencia de los políticos del gobierno y la vergüenza de la lucha de los jueces y la persecución de Garzón. En absoluto quiero decir que no haya que resaltar estos hechos, que son dignos de reconocimiento, sino que hay que reconocer todos los éxitos, de todas las ideologías, que destapen todo tipo de corrupción y no los que más beneficien al medio. Es decir, que no creo que en El Mundo, por ejemplo, se recalquen estos mismos puntos al igual que lo hace El País.

Con todo esto, quiero decir que espero que mañana el periodismo crítico y comprometido con la verdad no se quede sin su beso de despedida.

[1] http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Politicos/artistas/prensa/web/elpepisoc/20100505elpepisoc_12/Tes
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/abuso/poder/periodismo/elpepisoc/20100505elpepisoc_7/Tes [accedido el 05/05/2010].

No hay comentarios:

Publicar un comentario